¿Qué puedo hacer para salir de la depresión?

Pasar por una depresión no es fácil, esta enfermedad altera toda tu vida; tu entorno, tus responsabilidades, tu identidad y te empuja a un círculo vicioso de caos, negatividad y desmotivación del que es complicado salir sin ayuda. Por eso creo que es importante darte a conocer algunas de las recomendaciones que puedes seguir por tu cuenta para recuperarte de este duro proceso y te sientas mejor.

Comunícate, expresa sentimientos y solicita ayuda:

Habla con alguien cercano y cuéntale cómo te sientes. A veces hablar de nuestros problemas, llorar o reflexionar sobre experiencias dolorosas constituye una forma natural de curación.

Son característicos de la depresión los sentimientos de culpa, de fracaso y de desmotivación, lo que puede llevarte a pensar que solicitar ayuda externa no va cambiar nada o es inútil, esta percepción es errónea ya que el apoyo del entorno y tu red social juegan un papel fundamental en el proceso de curación.

Mantente activo:

La actividad física moderada forma parte de cualquier tratamiento para la depresión.

La mente y el cuerpo están interrelacionados. El estado de tu cuerpo afecta a cómo te sientes, y a la inversa sucede lo mismo.

Es ya conocido que el ejercicio físico reduce el colesterol, previene la obesidad y es recomendable para la diabetes u otras enfermedades físicas, pues con la depresión  y otras alteraciones psicológicas ocurre exactamente lo mismo. La práctica de ejercicio físico contribuye notablemente a mejorar nuestra salud física y psíquica.

Aporta energía y te ayudará a desconectar de las preocupaciones.

Es posible que por algún motivo no puedas o no te atrevas con el deporte, mi recomendación en este caso es que pruebes a realizar ejercicios algo más suaves como; ir a los sitios andando, pasear, subir escaleras, realizar tareas domésticas..

Estas atividades te ayudarán a mantenerte activo y serán muy beneficiosas para ti.

La música puede ayudar a distraerte de pensamientos dolorosos y acompaña muy bien a la actividad física.

Duerme bien:

La falta de sueño es un problema común cuando se tienen preocupaciones, si no duermes bien es posible que durante el día no funciones adecuadamente, que te canses más, que no puedas concentrarte, o estés más irritable.

Algunas de estas recomendaciones pueden facilitar tu descanso y servirte de ayuda:

Tu mente y tu cuerpo necesitan prepararse para dormir, por ello es recomendable que realices algunas de estas actividades como unos 90 minutos antes de meterte en la cama: Lee, mira algo agradable en la televisión, escucha música, practica algún ejercicio de relajación.

Destina la habitación para uso exclusivo de dormir y para la actividad sexual.

Evita dormir durante el día.

Evita cenas copiosas.

Evita la actividad física tres horas antes de irte a dormir.

No consumas estimulantes a partir de las cuatro de las cuatro de la tarde.

Prepara un lugar confortable para dormir sin ruidos y sin luz.

Come saludable:

Es posible que no tengas hambre, que el alimento se te haga bola y no te pase, pero intenta llevar una alimentación sana y equilibrada, si tu cuerpo no recibe nutrientes vas a tener menos energía y te vas a encontrar peor.

Las verduras y las frutas son especialmente saludables.

Evita el alcohol y las drogas:

Los sentimientos negativos que estas experimentando pueden generarte una fuerte  necesidad de escapar de la realidad y evadirte, para ello es posible que hayas recurrido al alcohol alguna vez, sin embargo, aunque el alcohol pueda resultar aliviante o calmante en un principio estos efectos son una trampa, los efectos positivos enseguida se desvanecen dando lugar a los negativos (malestar, problemas estomacales, problemas intestinales, fatiga, dificultad de concentración y más tristeza).El alcohol tiene efectos depresores que interaccionan con el correcto funcionamiento de nuestro cerebro.

Deshazte del estrés que no necesitas:

Proponte objetivos que te resulten fáciles de alcanzar, intenta cumplir horarios, ser puntual cuando quedas con otras personas.

Apóyate en amigos, familia o compañeros y crea nuevos círculos sociales:

Los estudios dicen que contar con el apoyo del entorno y mantener una red social  adecuada es fundamental cuando se sufre de depresión, reduce la sensación de soledad y te ayuda a encontrarte mejor.

Sin embargo esto puede  resultar complicado ya que a veces el motivo de la depresión es precisamente una separación, un duelo ,un despido o un cambio de residencia que te aleja de los tuyos. Es característico de la depresión un enlentecimiento psíquico y motor que hace ver el mundo muy complejo e induce a la introversión.

Por otro lado la depresión va a afectar directamente a tu autoestima, es posible que te sientas mal contigo mismo/a y que consideres que eres indigno o que no eres capaz de relacionarte con los demás.

Aunque ya sabemos que cuando estás pasando por esto puede no te apetezca estar con los demás, es muy recomendable sacar algún momento para visitar a tus amigos, compañeros o realizar actividades grupales ( Deportivas, artísticas, culturales, asociaciones solidarias..) o incluso conocer gente nueva.

Pueden ser muy positivos los pequeños intercambios de palabras y sonrisas con su alrededor. Pruébalo con tus vecinos, con tu conserje, con el del autobús , en el supermercado..  Muy posible que estos pequeños intercambios te hagan sentir mejor y más fuerte.

Afronta la causa:

Si crees que sabes que es lo que te causa el malestar puede ser útil intentar afrontarlo. Para ello puedes utilizar una técnica que se llama solución de problemas”.

A grosso modo esta técnica consiste en coger papel y boli y escribir de forma concreta lo que te ocurre, generar alternativas de solución con sus pros y sus contras, elegir la que en principio te resulte más adecuada y aplicarla. Es posible que no funcione y que tengas que elegir otra alternativa y volver a ponerla en práctica, a veces los problemas no se resuelven a la primera.

Crea una dosis de motivación y actitud positiva:

Ten presente que aunque ahora no lo veas, la depresión es una experiencia pasajera, le ocurre a muchas personas y se sale de ella. Superar una depresión puede hacerte más fuerte, aumentar tu capacidad de resolver problemas. Puede que incluso te cambie la vida y te ayude a realizar ajustes favorables hacia una vida más plena.

Estos son algunos de los consejos que puedes aplicar a tu día a día, si los pones en práctica verás como poco a poco te vas sintiendo mejor. Si ves que no puedes solo/a  con esto, lo mejor es que te pongas en contacto con un profesional.

2018-11-11T19:36:54+00:00

Sobre el autor:

Licenciada en Psicología. Especialista en problemas emocionales, problemas de pareja y sexología clínica.

Deja tu comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.